RECOMENDACIONES SOBRE LA UTILIZACIÓN SIN RIESGOS DE PLAGUICIDAS EN LOS BUQUES, APLICABLES A LA FUMIGACIÓN DE LAS BODEGAS DE CARGA

MSC.1/Circ.1264

27 mayo 2008

1 El Comité de Seguridad Marítima aprobó en su 62º periodo de sesiones (24 a 28 de mayo de 1993) las Recomendaciones sobre la utilización sin riesgos de plaguicidas en los buques (MSC/Circ.612), propuestas por el Subcomité de Contenedores y Carga en su 32º periodo de sesiones.

2 El Comité de Seguridad Marítima aprobó en su 84º periodo de sesiones (7 a 16 de mayo de 2008) las Recomendaciones sobre la utilización sin riesgos de plaguicidas en los buques, aplicables a la fumigación de las bodegas de carga, que se aplican al transporte de cargas sólidas a granel, incluido el grano, de conformidad con lo dispuesto en la regla VI/4 del Convenio SOLAS, propuestas por el Subcomité de Transporte de Mercancías Peligrosas, Cargas Sólidas y Contenedores en su 12º periodo de sesiones, y cuyo texto figura en el anexo.

3 El Comité convino en que las Recomendaciones no deberían ser aplicables al transporte de alimentos frescos en atmósfera controlada.

4 Se invita a los Gobiernos Miembros a que pongan las Recomendaciones en conocimiento de las autoridades competentes, los navegantes, los fumigadores, los fabricantes de productos fumigantes y plaguicidas y todas las demás partes interesadas.

5 La presente circular sustituye a la circular MSC/Circ.612, enmendada por las circulares MSC/Circ.689 y MSC/Circ.746 en relación con la fumigación de las bodegas de carga.

ANEXO

RECOMENDACIONES SOBRE LA UTILIZACIÓN SIN RIESGOS

DE PLAGUICIDAS EN LOS BUQUES, APLICABLES A LA

FUMIGACIÓN DE LAS BODEGAS DE CARGA

1 INTRODUCCIÓN

1.1 Los insectos y los ácaros que infestan los productos del reino vegetal y del reino animal pueden entrar en las bodegas de carga junto con mercancías (infestación introducida), pueden pasar de un producto dado a otro distinto (infestación cruzada) y pueden permanecer en el buque tras la descarga de un producto y atacar la carga subsiguiente (infestación residual). Tal vez sea necesario combatirlos en cumplimiento de prescripciones fitosanitarias encaminadas a evitar que cundan las plagas, o por razones comerciales, para que no infesten, impurifiquen o estropeen cargamentos de alimentos destinados al consumo humano o de los animales, tanto materias primas como productos elaborados. Si bien se puede utilizar fumigantes para matar plagas de roedores, la lucha contra éstos a bordo de buques se trata por separado. En casos de grave infestación de carga a granel, como por ejemplo cereales, se puede producir un calentamiento excesivo de la carga.

1.2 En las secciones siguientes se dan orientaciones a los capitanes de buques en cuanto a la utilización de plaguicidas*, con miras a velar por la seguridad del personal. Se trata en ellas de los plaguicidas utilizados en la lucha contra las plagas de insectos** y de roedores en bodegas de carga vacías o que contienen carga.

2 PREVENCIÓN DE LA INFESTACIÓN

2.1 Mantenimiento y saneamiento

2.1.1 Para evitar infestaciones hay que mantener en buen estado de conservación las bodegas de carga, las soleras protectoras de la tapa del doble fondo y otras partes del buque. Son muchos los puertos que dictan reglas y ordenanzas expresamente referentes al mantenimiento de los buques destinados al transporte de cereales y que, por ejemplo, exigen que ni la tablazón ni las soleras dejen pasar grano alguno.

2.1.2 En la lucha contra las plagas, la limpieza y el buen orden a bordo son tan importantes como en una casa particular, un almacén, un molino harinero o una fábrica. Dado que los insectos se instalan y se multiplican allí donde hay desechos, mucho es lo que puede hacerse para evitar su proliferación por el simple procedimiento de mantener el buque perfectamente limpio.

Las vigas y los refuerzos con perfil de cajón, por ejemplo, se llenan de residuos durante las operaciones de descarga, y si no se los mantiene limpios pueden ser fuente de infestaciones graves. Es importante quitar de los baos y de las esloras de cubierta todo residuo de carga en el momento de desembarcar el cargamento, de ser posible, cuando la carga está al nivel adecuado para hacer esa limpieza convenientemente. Para limpiar las bodegas de carga y las instalaciones de acondicionamiento de la carga conviene utilizar aspiradores de tipo industrial, si se dispone de ellos.

* En el presente texto, por plaguicidas se entiende fumigantes. En el apéndice 1 figuran ejemplos de algunos de los plaguicidas utilizados más comúnmente.

** En el presente texto, el término insectos incluye a los ácaros.

2.1.3 Las materias recogidas durante la limpieza deberían ser eliminadas o sometidas inmediatamente a un tratamiento adecuado, para que los insectos no puedan escaparse y dispersarse por otras partes del buque o por cualquier otro lugar. En el puerto se las puede quemar o se las puede someter a un tratamiento con un plaguicida, pero son muchos los países en que el desembarque de esas materias está sometido a un control fitosanitario. Si se está fumigando alguna parte del buque, pueden quedar expuestas al gas.

2.2 Principales puntos de infestación

2.2.1 Soleras protectoras de la tapa del doble fondo: Si se forman rendijas entre las tablas de las soleras, como sucede con frecuencia, se acumularán debajo de éstas materias comestibles, que pueden constituir focos de infestación durante mucho tiempo. Los insectos que se crían en esos espacios pueden fácilmente salir a atacar los cargamentos de productos alimenticios y hacer cría allí mismo.

2.2.2 Los mamparos divisorios axiales de los entrepuentes, los alimentadores y las celdas de madera para grano se suelen dejar in situ durante varios viajes y son en muchos casos fuentes de infestación por la forma en que están construidos. Una vez terminadas las operaciones de descarga de un cargamento de cereales es importante sacar y desechar las arpilleras y las serretas que cubren los intersticios formados entre los tablones del forro antes de limpiar o lavar las bodegas. Cuando se hagan preparativos para recibir la carga siguiente, se debería reemplazar ese material de recubrimiento por material nuevo.

2.2.3 Los vahos de apoyo y las esloras en que se asientan las cubiertas y las bocas de escotilla suelen estar construidos con angulares en forma de L. En tal caso, puede acumularse grano en las alas de los angulares cuando se desembarca la carga a granel. Estas alas se hallan a menudo en lugares inaccesibles que se pasan por alto en las operaciones de limpieza.

2.2.4 Mamparos provistos de aislamiento, en las proximidades de la cámara de maquinas:

Cuando la cara del mamparo de la sala de maquinas que da a la bodega está aislada con un revestimiento de madera, ocurre que la cámara de aire formada entre el revestimiento y el mamparo y los intersticios de los tableros se llenan de grano y de otras materias. A veces, el espacio formado entre el revestimiento y el mamparo está rellenado con material aislante susceptible de considerable infestado y propicio para que los insectos hagan cría. Los mamparos frenantes de madera (arcadas) pueden ser también excelentes criaderos de insectos, especialmente si están húmedos, como sucede cuando son de madera verde.

2.2.5 Serretas de estiba: Las grietas que se forman junto a los soportes de las serretas de estiba son lugares típicos de acumulación de materias y escondrijo de insectos.

2.2.6 Sentinas: En estos espacios es corriente hallar insectos metidos en restos de comida.

2.2.7 Cajetines protectores de tendido eléctrico: A veces, la carga general deteriora los revestimientos de hojalata de los conductos eléctricos; cuando se toma luego un cargamento de cereal a granel, es fácil que el grano penetre en los cajetines hasta llenarlos. En muchos casos, estos residuos de cereal son origen de una gran infestación. Hay que reparar inmediatamente los cajetines dañados o, si es posible, sustituirlos por un revestimiento hecho con tiras de acero, material que es más fácil de limpiar.

2.2.8 Otros lugares característicos de acumulación de desperdicios y refugio para la proliferación de insectos, que merecen mención, son:

Las superficies que quedan bajo las arpilleras utilizadas para cubrir las tapas de imbornales y a veces para cubrir las soleras protectoras de la tapa de los tanques.

Las cajas de protección de tuberías, especialmente si están rotas.

Los rincones, donde se encuentran con frecuencia restos de cereales.

Huelgos entre planchas solapadas y juntas de cuadernas, e intersticios en alabantes.

Las tapas de madera de los registros o troncos de acceso a tanques de doble fondo o a otros lugares.

Las grietas que puede haber en el forro de madera que protege el túnel del eje portahélice.

Debajo de las costras de óxido y de pintura vieja, en la cara interior de las chapas del casco.

Los tablones contra corrimiento de la estiba.

El material de estiba, los sacos vacíos y las telas de separación usadas.

El interior de los pañoles.

3 LUCHA CON MEDIOS QUÍMICOS CONTRA LA INFESTACIÓN POR INSECTOS

3.1 Métodos de desinfestación química

3.1.1 Tipos de plaguicidas y métodos de lucha contra los insectos

3.1.1.1 Para evitar que las poblaciones de insectos lleguen a asentarse en bodegas de carga y otros lugares del buque, es preciso utilizar algún producto químico con propiedades tóxicas. En términos generales, los productos disponibles para este fin son de dos clases; los insecticidas que actúan por contacto y los fumigantes. El agente y el método de aplicación que convenga utilizar dependerán circunstancialmente del tipo de producto que se ha de proteger, del grado de infestación, del lugar donde se ha observado la infestación, de la categoría y los hábitos de los insectos descubiertos, de las condiciones climatológicas y de otras circunstancias. De cuando en cuando, se hacen descubrimientos que permiten o aconsejan modificar los tratamientos recomendados.

3.1.1.2 El éxito del tratamiento químico no depende solamente de la eficacia del agente plaguicida utilizado. Hay que apreciar las condiciones de aplicación y las limitaciones de cada método disponible. Los tripulantes pueden llevar a cabo tratamientos en pequeña escala, o "localizados", con tal de que respeten 1as instrucciones del fabricante y cuiden de cubrir por completo 1a zona infestada, pero los tratamientos extensos o que entrañan riesgos, como son las fumigaciones o los rociamientos de lugares cerca de los cuales hay productos alimenticios destinados al consumo humano o de los animales, deberían ser encomendados a los especialistas, que darán a conocer al capitán del buque los ingredientes activos utilizados, los riesgos que entrañan esas sustancias y las precauciones que hay que tomar contra esos riesgos.

3.1.2 Fumigantes

3.1.2.1 Los fumigantes actúan en estado gaseoso, aunque pueden ser aplicados como productos sólidos o líquidos de los que se desprende el gas. Para que resulten eficaces y para que su utilización no entrañe riesgos, las bodegas tratadas deben hallarse en condiciones de hermeticidad al gas durante todo el periodo de exposición, que será de entre unas pocas horas y varios días según el tipo y la concentración del fumigante, la plaga de que se trate, el producto que se quiere proteger y la temperatura reinante. En el apéndice 1 se facilita información adicional sobre los dos fumigantes más utilizados, a saber el bromuro de metilo y la fosfina.

3.1.2.2 Al ser venenosos para el ser humano y requerir equipo y cualificaciones especiales para su aplicación, los gases fumigantes deberían ser utilizados por especialistas y no por miembros de la tripulación del buque.

3.1.2.3 Es obligatorio evacuar el espacio que se va a someter a un tratamiento con gas, y en algunos casos habrá que evacuar el buque entero (véanse 3.3.1 y 3.3.2 infra).

3.1.2.4 La empresa de fumigaciones, el organismo gubernamental competente o la autoridad adecuada deberían designar a un "fumigador responsable". Esta persona debería estar en condiciones de proporcionar al capitán documentación que acredite su competencia y autorización. El fumigador responsable debería proporcionar, por escrito, al capitán del buque instrucciones acerca del tipo de fumigante utilizado, los riesgos que entraña para la salud del hombre y las precauciones que hay que tomar; dichas instrucciones se deberían seguir escrupulosamente, ya que todos los fumigantes corrientemente utilizados son sumamente tóxicos.

Las instrucciones se deberían escribir en un lenguaje que el capitán o su representante comprendan fácilmente.

3.2 Desinfestación de bodegas de carga vacías

3.2.1 Las bodegas de carga vacías pueden fumigarse. En el apéndice 1 se dan ejemplos de algunos de los plaguicidas utilizados más comúnmente. (Para las precauciones que se deben tomar antes y después de la fumigación de bodegas de carga y durante la misma, véase 3.3 infra).

3.3 Desinfestación de las cargas y espacios adyacentes

3.3.1 Fumigación con aireación (ventilación) en puerto

3.3.1.1 La fumigación y la aireación (ventilación) de las bodegas de carga vacías deberían efectuarse siempre en puerto (con el buque abarloado o fondeado). No se debería permitir salir de puerto a un buque mientras no se haya recibido del fumigador responsable un certificado en el que se lo declare exento de gases.

3.3.1.2 Antes de que comience la aplicación de fumigantes en bodegas de carga se debería hacer desembarcar a todos los tripulantes, los cuales deberán permanecer en tierra hasta que el fumigador responsable u otra persona autorizada haya certificado por escrito que el buque esta "exento de gas". Mientras tanto, debería permanecer de guardia una persona para impedir la entrada o la subida a bordo de quien no esté autorizado para ello, y se deberían mantener señales de advertencia bien visibles en las pasarelas y en la entrada a los alojamientos. En el apéndice 2 figura una muestra de dicha señal.

3.3.1.3 El fumigador responsable debería estar disponible desde que empiece hasta que termine la fumigación y hasta el momento en que se declare al buque exento de gas.

3.3.1.4 Una vez concluida la fumigación, el fumigador responsable hará lo necesario para asegurarse de que se ha disipado el fumigante. Si para ello han de prestar ayuda tripulantes, por ejemplo para abrir escotillas, estos deberían estar provistos de los adecuados aparatos respiratorios protectores y atenerse estrictamente a las instrucciones dadas por el fumigador responsable.

3.3.1.5 El fumigador responsable debería comunicar por escrito al capitán qué espacios del buque se declaran seguros para que los tripulantes que sean indispensables puedan volver a entrar en ellos antes de airear el buque.

3.3.1.6 En tales casos, el fumigador responsable debería mantener vigilados, desde que empiecen hasta que terminen la fumigación y la aireación, todos las bodegas a las que se haya permitido regresar al personal. Si la concentración en alguno de esos espacios es superior a los valores umbrales de exposición en el trabajo determinados por los reglamentos del Estado de abanderamiento, se debería evacuar a los tripulantes de la zona hasta que las mediciones demuestren que se puede regresar sin riesgo alguno.

3.3.1.7 No se debería permitir la presencia a bordo de ninguna persona no autorizada hasta que no se haya verificado que el buque entero está exento de gas, no se hayan quitado las señales de advertencia y el fumigador responsable no haya expedido los certificados de autorización.

3.3.1.8 No se deberían expedir certificados de autorización mientras no se hayan hecho pruebas que demuestren que se ha disipado todo el fumigante residual de las bodegas de carga vacías y de las bodegas de trabajo adyacentes y no se haya eliminado todo residuo de producto fumigante.

3.3.1.9 No se debería entrar nunca en un espacio que se está fumigando, salvo en casos de extrema urgencia. Si es indispensable entrar en él, entrarán el fumigador responsable y por lo menos una persona más, ambos provistos del adecuado equipo de protección personal apropiado para el fumigante utilizado, y de correaje y cabo salvavidas. Cada cabo salvavidas debería estar vigilado por una persona que se mantendrá en el exterior del espacio de que se trate y que estará equipada de la misma manera.

3.3.1.10 Cuando tras la fumigación de la carga en puerto no se pueda expedir un certificado de autorización, se debería aplicar lo dispuesto en 3.3.2.

3.3.2 Fumigación continuada en tránsito

3.3.2.1 La fumigación en tránsito se debería efectuar únicamente a discreción del capitán. Los propietarios, fletadores y todas las demás partes interesadas deberían tener presente lo antedicho cuando examinen la posibilidad de transportar cargas que pueden estar infestadas, lo cual debería tenerse debidamente en cuenta cuando se evalúen las opciones de fumigación. El capitán debería estar informado de las reglamentaciones de la Administración del Estado de abanderamiento por lo que respecta a la fumigación en tránsito. La aplicación de la fumigación se debería realizar con la aprobación de la Administración del Estado rector del puerto. Las fumigaciones pueden ser de dos tipos, a saber:

.1 fumigación en la que durante un viaje se prosigue intencionalmente el tratamiento de un espacio herméticamente cerrado que no ha sido aireado antes de la salida del buque del puerto; y

.2 fumigaciones de carga en puerto, tras las que se ha llevado a cabo cierto grado de aireación con anterioridad a la salida del buque, pero sin que se haya podido expedir un certificado de autorización relativo a la bodega o bodegas de carga por quedar allí gas residual, por lo que se han vuelto a cerrar herméticamente esas bodegas antes de la salida del buque.

3.3.2.2 Antes de decidir salir del puerto con bodega o bodegas de carga fumigadas, se debería tener en cuenta que, por razones operacionales, un buque puede hallarse en las circunstancias descritas en 3.3.2.1.2 sin que esa situación se haya creado premeditadamente, como en el caso de un buque que se vea obligado a salir del puerto antes de lo previsto y con la fumigación ya comenzada. En tales casos, los riesgos potenciales pueden ser tan grandes como en las fumigaciones continuadas en tránsito planeadas por anticipado, por lo que deberían tomarse todas las precauciones que se indican en los párrafos siguientes.

3.3.2.3 Antes de seguir adelante con un proyecto de tratamiento por fumigación que se iniciará en puerto para proseguirlo en la mar, hay que tomar ciertas precauciones especiales.

Entre éstas hay que mencionar:

.1 se debería designar como mínimo, para actuar como representantes capacitados del capitán, a dos tripulantes (incluido un oficial) que hayan recibido la adecuada formación (véase 3.3.2.6) y que asumirán la responsabilidad de garantizar el mantenimiento de condiciones de seguridad en los alojamientos, en la cámara de máquinas y en los demás espacios de trabajo cuando el fumigador responsable haya transferido esa responsabilidad al capitán (véase 3.3.2.12); y

.2 el representante capacitado del capitán, antes de que se lleve a cabo la fumigación, debería hacer las oportunas advertencias a la tripulación y confirmar satisfactoriamente al fumigador responsable que se las ha hecho.

3.3.2.4 Las bodegas de carga vacías se inspeccionarán y/o se someterán a prueba contra escapes con instrumentos, de modo que se puedan cerrar herméticamente antes o después de realizar las operaciones de carga. El fumigador responsable, acompañado por un representante capacitado del capitán o por una persona competente, debería determinar si las bodegas de carga que se han de someter a tratamiento se hallan o se pueden poner en condiciones de hermeticidad suficiente para evitar escapes de fumigante hacia los alojamientos, las cámaras de máquinas u otros espacios de trabajo del buque. Debería prestarse especial atención a las zonas susceptibles de plantear problemas, tales como sentinas y tuberías de carga. Al terminar la inspección y/o la prueba, el fumigador responsable debería entregar al capitán, para que éste la conserve, una declaración escrita en la que conste que se ha llevado a cabo la inspección y/o la prueba, indicando las disposiciones adoptadas, y que la bodega o bodegas de carga de que se trate son o serán adecuadas para la fumigación. Cuando una bodega de carga no resulte ser lo suficientemente hermética, el fumigador responsable debería expedir una declaración firmada al capitán y a las demás Partes interesadas.

3.3.2.5 Las bodegas de alojamiento, las cámaras de máquinas, las zonas designadas para la navegación del buque y las zonas de trabajo o los pañoles en que se entra con frecuencia, como las bodegas del castillo de proa, adyacentes a las bodegas de carga que sean objeto de fumigación en tránsito, se deberían tratar de conformidad con lo dispuesto en 3.3.2.13. Se debería prestar especial atención a las comprobaciones de seguridad con respecto a la concentración de gas en las zonas susceptibles de plantear problemas que se mencionan en 3.3.2.4.

3.3.2.6 A los representantes capacitados del capitán, designados como se indica en 3.3.2.3, se les debería proporcionar los elementos infra, que deberían conocer debidamente:

.1 la información que figura en la correspondiente ficha de datos de seguridad; y

.2 las instrucciones de uso dadas, por ejemplo, en la etiqueta del fumigante o en el bulto mismo, tales como las recomendaciones del fabricante del fumigante acerca de los métodos de detección del fumigante en el aire, del comportamiento del producto, de sus propiedades potencialmente peligrosas, de los síntomas de envenenamiento y de los procedimientos pertinentes de primeros auxilios y para casos de emergencia.

3.3.2.7 El buque debería llevar a bordo:

.1 equipo de detección de gases y la adecuada provisión de repuestos para el fumigante o los fumigantes de que se trate, para la utilización prevista en 3.3.2.12, junto con las instrucciones para su utilización y los valores umbrales de exposición en el trabajo determinados por los reglamentos del Estado de abanderamiento, a fin de que el trabajo se efectúe en condiciones de seguridad;

.2 instrucciones para la eliminación de los residuos de productos fumigantes;

.3 cuatro juegos, por lo menos, de equipo respiratorio adecuado de protección personal apropiado para el fumigante utilizado; y

.4 un ejemplar de la última versión de la Guía de primeros auxilios para uso en caso de accidentes relacionados con mercancías peligrosas (GPA), incluidos los medicamentos y el equipo médico que sean precisos; y

3.3.2.8 El fumigador responsable debería comunicar por escrito al capitán cuáles son los espacios que contienen la carga que se va a fumigar y cuáles son todos los demás espacios en que se considera peligroso entrar durante la fumigación. Durante la aplicación del fumigante, el fumigador responsable debería cerciorarse de que se comprueba la seguridad de las zonas circundantes.

3.3.2.9 Si se han de fumigar en tránsito bodegas de carga:

.1 tras la aplicación del fumigante, se debería realizar una comprobación inicial a cargo del fumigador responsable, junto con representantes capacitados del capitán, a efectos de detectar cualquier escape, que, de comprobarse, debería ser sellado eficazmente. Cuando a juicio del capitán se satisfagan todas las precauciones indicadas en los párrafos 3.3.2.1 a 3.3.2.12 (véase el modelo de lista de comprobación que figura en el apéndice 3), el buque podrá zarpar. De lo contrario, se cumplirán las disposiciones señaladas en los párrafos 3.3.2.9.2 ó 3.3.2.9.3.

Si no se cumplen las disposiciones del párrafo 3.3.2.9.1, se tomará una de las dos precauciones siguientes:

.2 tras la aplicación de fumigantes se debería retener al buque en puerto, en un puesto de atraque o fondeadero apropiados, durante un periodo tal que permita que el gas de las bodegas de carga fumigadas alcance concentraciones lo suficientemente elevadas coma para detectarse posibles escapes del mismo. Se debería prestar especial atención a los casos en que se hayan aplicado fumigantes en forma só1ida a líquida, que tal vez requieran un largo periodo (normalmente de cuatro a siete días, a menos que se utilice un sistema de recirculación o similar de distribución) para alcanzar una concentración tan elevada que permita detectar los escapes. Si se descubren escapes, no debería zarpar el buque mientras no se hayan identificado y eliminado las fuentes de esos escapes. Tras haberse cerciorado de que el buque está en condiciones de seguridad y puede zarpar, esto es, de que no hay en él ningún escape de gases, el fumigador responsable debería hacer entrega al capitán de una declaración escrita en la que se manifieste lo siguiente:

.2.1 que en la bodega o bodegas de carga ha llegado el gas a una concentración suficientemente alta para que pueda detectarse todo posible escape;

.2.2 que los espacios adyacentes a la bodega o bodegas de carga sometidas a tratamiento han sido examinados y se ha comprobado que están exentos de gas; y

.2.3 que el representante del buque sabe perfectamente cómo debe utilizarse el equipo de detección de gas proporcionado. o bien:

.3 tras la aplicación de los fumigantes y la inmediata salida del buque, el fumigador responsable debería permanecer a bordo durante un periodo tal que permita que el gas de la bodega de carga o de los espacios fumigados alcancen concentraciones lo suficientemente elevadas como para detectarse posibles escapes del mismo, o hasta que se descargue el cargamento fumigado (véase 3.3.2.20) si este último lapso es más corto, para determinar si hay escapes de gas y, de haber alguno, remediarlo. Antes de abandonar el buque, debería asegurarse de que el buque en cuestión se halla en condiciones de seguridad, esto es, de que no hay en él escapes de gases, y debería hacer entrega al capitán de una declaración escrita en la que se manifieste que están satisfechas las disposiciones indicadas en 3.3.2.9.2.1, 3.3.2.9.2.2 y 3.3.2.9.2.3.

3.3.2.10 Cuando se aplique un fumigante, el fumigador responsable debería colocar señales de advertencia en todas las entradas de los lugares notificados al capitán, según se indica en 3.3.2.8. En esas señales de advertencia se debería indicar el fumigante utilizado y la fecha y la hora de la fumigación. En el apéndice 2 figura una muestra de dicha señal.

3.3.2.11 En el momento oportuno, una vez aplicado el fumigante, el fumigador responsable, acompañado por un representante del capitán, se debería cerciorar de que en los alojamientos, las cámaras de máquinas y los demás espacios de trabajo no hay concentraciones de gas perjudiciales.

3.3.2.12 Al cumplir con las responsabilidades aceptadas, el fumigador responsable debería traspasar formalmente al capitán, por escrito, la responsabilidad en cuanto al mantenimiento de condiciones de seguridad en todos los espacios ocupados. El fumigador responsable se debería cerciorar del buen estado del equipo de detección de gases y del equipo respiratorio de protección que haya a bordo, y de que se dispone de los adecuados repuestos del material fungible para poder hacer las comprobaciones que se indican en 3.3.2.13.

3.3.2.13 Durante todo el viaje se debería seguir haciéndose comprobaciones de seguridad con respecto a la concentración de gas en todos los lugares adecuados, entre los cuales se deberían incluirán por lo menos los espacios indicados en 3.3.2.5; estas comprobaciones se deberían hacer por lo menos a intervalos de ocho horas, o con mayor frecuencia si el fumigador responsable así lo ha aconsejado. De las concentraciones registradas se debería dejar constancia en el diario de navegación del buque.

3.3.2.14 Salvo en casos de extrema urgencia, no se deberían abrir nunca en alta mar las bodegas de carga que hayan sido cerradas herméticamente para su fumigación continuada en tránsito, ni se debería entrar en ellas. Si es indispensable entrar, deberían hacerlo dos personas, por lo menos, provistas del adecuado equipo de protección y de correaje y cabo salvavidas, que deberían estar vigiladas por una persona que se mantendrá en el exterior del espacio de que se trate y que estará igualmente provista de un aparato respiratorio autónomo de protección.

3.3.2.15 Si es absolutamente necesario ventilar una o más bodegas de carga, debería hacerse todo lo posible por impedir que un fumigante se acumule en las zonas de alojamiento o de trabajo.

Con este fin se deberían inspeccionar esos espacios cuidadosamente. Si la concentración de gas en esas zonas llega a ser en cualquier momento superior a los valores umbrales de exposición en el trabajo determinados por los reglamentos del Estado de abanderamiento, se las debería evacuar, volviéndose además a cerrar herméticamente la bodega o bodegas de carga de que se trate. Si se vuelve a cerrar herméticamente una bodega de carga después de ventilarla, no debería darse por supuesto que está totalmente exenta de gas, sino que se harán pruebas y se tomarán las precauciones adecuadas antes de entrar en ella.

3.3.2.16 Antes de la llegada del buque, generalmente con una antelación de por lo menos 24 horas, el capitán debería informar a las autoridades competentes del país de destino y de los puertos de escala, de que se está efectuando una fumigación continuada en tránsito. La información debería incluir el tipo de fumigante utilizado, la fecha de la fumigación, qué bodegas de carga han sido fumigadas y si ha comenzado la ventilación. A la llegada al puerto de descarga, el capitán debería asimismo facilitar la información exigida en 3.3.2.6.2 y 3.3.2.7.2.

3.3.2.17 Al llegar al puerto de descarga, se deberían determinar las prescripciones de los países receptores con respecto a la manipulación de cargas fumigadas. Antes de entrar a las bodegas de carga fumigadas, personal capacitado de una compañía de fumigación u otras personas competentes y autorizadas, provistas de protección respiratoria, deberían llevar a cabo un cuidadoso control de las bodegas para garantizar la seguridad del personal que haya de entrar en ellas. Se debería dejar constancia de los resultados de las mediciones efectuadas en el diario de navegación del buque. En caso de necesidad o emergencia, el capitán podrá comenzar la ventilación de las bodegas de carga fumigadas en las condiciones indicadas en el párrafo 3.3.2.15, prestando especial atención a la seguridad del personal de a bordo. En caso de tener que realizar esta operación en alta mar, el capitán debería evaluar las condiciones atmosféricas y de la mar antes de proceder con la misma.

3.3.2.18 Las cargas fumigadas se deberían descargar utilizando únicamente medios mecánicos que no requieran la entrada de personal en las bodegas de carga fumigadas. Sin embargo, si es necesaria la presencia de personal en esos espacios de carga para manejar y hacer funcionar el equipo utilizado para la descarga, se deberían controlar continuamente las bodegas de carga fumigadas para garantizar la seguridad del personal de que se trate. Cuando sea necesario, ese personal debería estar provisto de los adecuados medios de protección respiratoria.

3.3.2.19 En las fases finales de las operaciones de descarga, cuando sea necesario que entre personal en las bodegas de carga, sólo se debería permitir la entrada después de haber verificado que tales bodegas de carga están exentas de gas.

3.3.2.20 Una vez terminada la descarga y tras haberse verificado y certificado que el buque está exento de fumigante, se deberían quitar todas las señales de advertencia. Todo lo hecho a este respecto se debería registrar en el diario de navegación del buque.

4 REGLAMENTACIÓN DEL USO DE PLAGUICIDAS

4.1 Control nacional e internacional del uso de plaguicidas

4.1.1 En muchos países, la venta y el uso de plaguicidas están reglamentados por las autoridades gubernamentales para eliminar los riesgos que puede entrañar su utilización y evitar la impurificación de los productos alimenticios. En los reglamentos se toman en consideración, entre otras cosas, las recomendaciones de organizaciones internacionales como la FAO y la OMS, sobre todo en lo relativo a los límites máximos de residuos de plaguicidas en alimentos y piensos.

4.1.2 En el apéndice 1 se dan ejemplos de algunos de los plaguicidas más comúnmente utilizados. Estos plaguicidas se deberían utilizar ateniéndose estrictamente a las instrucciones del fabricante que figuran en la etiqueta o sobre el bulto mismo. Los reglamentos y las prescripciones nacionales varían según el país, por lo que la utilización de determinados plaguicidas para el tratamiento de bodegas de carga y de alojamientos de los buques puede estar sometida a las restricciones impuestas por los reglamentos y las prescripciones establecidos:

.1 en el país donde se embarca la carga o donde se la somete a tratamiento;

.2 en el país de destino de la carga, especialmente en lo que respecta a los residuos de plaguicidas en los productos alimenticios; y

.3 en el Estado de abanderamiento del buque.

4.1.3 Los capitanes de los buques se asegurarán de que conocen debidamente esos reglamentos

y prescripciones.

5 PRECAUCIONES DE SEGURIDAD – GENERALIDADES

5.1 Fumigaciones

5.1.1 Los fumigantes no deberían ser manipulados por personal del buque, y las operaciones de fumigación deberían ser efectuadas únicamente por personas cualificadas. El personal autorizado a permanecer para algún propósito cerca de los lugares donde se está efectuando una operación de fumigación debería seguir al pie de la letra las instrucciones dadas por el fumigador responsable.

5.1.2 Antes de que se autorice la entrada de personal, se debería airear las bodegas de carga sometidas a tratamiento y expedir un certificado de autorización, tal como se indica en 3.3.1.8 ó 3.3.1.10.

5.2 Casos de enfermedad originada por exposición a plaguicidas

5.2.1 En caso de exposición a plaguicidas que vaya seguida de una enfermedad, se debería pedir asesoramiento médico inmediatamente. Para casos de envenenamiento por determinados productos, se puede hallar información en la "Guía de primeros auxilios para uso en casos de accidentes relacionados con mercancías peligrosas (GPA)", o en el bulto (en la etiqueta del producto o sobre el propio bulto se hallarán las instrucciones del fabricante y las medidas de seguridad).

 

APÉNDICE 1

FUMIGANTES ADECUADOS PARA USO A BORDO

Los productos que figuran en la lista del presente anexo se deberían utilizar atendiendo estrictamente a las instrucciones y las medidas de seguridad dadas por el fabricante en la etiqueta o sobre el bulto mismo del producto elegido, especialmente las instrucciones referentes a la inflamabilidad del producto, teniéndose en cuenta cualesquiera otras restricciones impuestas por las leyes del país de embarque, de destino o de matrícula del buque, y las impuestas por los contratos relativos a la carga o por las instrucciones del propietario del buque.

1 FUMIGANTES UTILIZABLES CONTRA INSECTOS EN BODEGAS DE CARGA VACÍAS SERÁN APLICADOS ÚNICAMENTE POR PERSONAS CUALIFICADAS

Dióxido de carbono

Nitrógeno

Bromuro de metilo y dióxido de carbono, en mezcla

Bromuro de metilo

Cianuro de hidrógeno

Fosfina

2 FUMIGANTES UTILIZABLES CONTRA INSECTOS EN BODEGAS DE CARGA CON CARGAMENTO COMPLETO O PARCIAL:

PÓNGASE GRAN CUIDADO AL ELEGIR LOS TIPOS Y LAS CANTIDADES DE FUMIGANTES QUE SE HAN DE UTILIZAR PARA EL TRATAMIENTO DE DETERMINADAS MERCANCÍAS

Dióxido de carbono

Nitrógeno

Bromuro de metilo y dióxido de carbono, en mezcla

Bromuro de metilo

Fosfina

3 INFORMACIÓN SOBRE EL FUMIGANTE

3.1 Bromuro de metilo

El bromuro de metilo se utiliza en situaciones en las que se necesita proceder a un rápido tratamiento de las mercancías o del espacio. No se debería utilizar en espacios en los que los sistemas de ventilación no son adecuados para que puedan salir todos los gases del espacio libre.

No se deberían llevar a cabo fumigaciones con bromuro de metilo en los buques en tránsito. La fumigación con bromuro de metilo únicamente se debería permitir cuando el buque esté anclado o abarloado en los confines de un puerto, para desinfectarlo antes de la descarga una vez que todos los tripulantes hayan desembarcado (véase 3.1.2.3). Antes de la descarga, se deben ventilar las bodegas, por aire a presión si es necesario, para reducir los residuos gaseosos por debajo de los valores umbrales de exposición en el trabajo determinados por los reglamentos del Estado de abanderamiento en los distintos espacios libres. (Véanse los procedimientos de ventilación en 3.3.2.17 a 3.3.2.19).

3.2 Fosfina

3.2.1 En las fumigaciones a bordo de los buques en atracadero o en tránsito se utiliza una variedad de preparados que producen fosfina. Los métodos de aplicación varían mucho e incluyen el tratamiento únicamente de superficie, el sondeo, la utilización de un tubo perforado que se coloca en el fondo de las bodegas, los sistemas de recirculación y de inyección de gas, o una combinación de ambos. La periodicidad del tratamiento oscilará según la temperatura, la profundidad de la carga y el método utilizado.

3.2.2 Toda descarga de bultos activos que produzcan gas fosfina representa un riesgo importante para las personas que pueden entrar en contacto con ellos en el mar. Por ello, se debería garantizar que todos los desechos y residuos se eliminan de manera apropiada, bien incinerándolos o eliminándolos en tierra, según las recomendaciones del fabricante. Se impartirán instrucciones claras por escrito al capitán del buque, a los receptores de la carga y a las autoridades del puerto de descarga sobre la forma de eliminar los residuos pulverulentos.

3.2.3 Dichas instrucciones diferirán según el preparado y el método de aplicación. Antes de la descarga se deben ventilar las bodegas, por aire a presión si es necesario, para reducir los residuos gaseosos por debajo de los valores umbrales de exposición en el trabajo determinados por los reglamentos del Estado de abanderamiento en los distintos espacios libres (véanse los procedimientos de ventilación en 3.3.2.17 a 3.3.2.19). En lo que respecta a los aspectos de seguridad durante el viaje, véase 3.3.2.3.

 

APÉNDICE 2

Señal de advertencia en caso de fumigación

 

APÉNDICE 3

MODELO DE LISTA DE COMPROBACIÓN PARA LA FUMIGACIÓN EN TRÁNSITO

Fecha: ....................................

Puerto: ............................................ Terminal/muelle: .....................

Nombre del buque:.............................................................................

Tipo de fumigante:.......................... Método de aplicación: .............

Fecha y hora de comienzo de la fumigación: ....................................

Nombre del fumigador/de la compañía: ...........................................

El capitán y el fumigador responsable, o sus representantes, deberían cumplimentar la lista de comprobaciones de forma conjunta. Esta lista de comprobaciones tiene por objeto garantizar que las responsabilidades y prescripciones señaladas en 3.3.2.11 y 3.3.2.12 se cumplen cabalmente cuando se fumiga en tránsito en virtud de lo dispuesto en la sección 3.3.2.9.

La seguridad de las operaciones exige que se responda afirmativamente a todas las preguntas y se marquen todas las casillas pertinentes. De no ser posible, se debería indicar la razón y adoptar de común acuerdo las precauciones apropiadas entre el buque y el fumigador responsable. Si se considera que una pregunta no corresponde, escríbase "n/c", explicando, de ser posible, la razón de esta decisión.

PARTE A: ANTES DE LA FUMIGACIÓN

BUQUE

FUMIGADOR

RESPONSABLE

1 Se ha llevado a cabo la inspección requerida antes de la carga (véase 3.3.2.4)

 

2 Todos las bodegas de carga que se van a fumigar están en condiciones de ser fumigadas

 

3 Se han cerrado herméticamente los espacios que no están en condiciones de ser fumigados

 

4 El capitán o sus representantes capacitados saben cuáles son las zonas específicas en las que hay que

comprobarla concentración de gas durante el periodo de fumigación

 

5 El capitán o sus representantes capacitados conocen debidamente la etiqueta del fumigante, los métodos de detección, las medidas de seguridad y los procedimientos de emergencia (véase 3.3.2.6)

 

6 El fumigador responsable se ha cerciorado del buen estado del equipo de detección de gases y del equipo respiratorio de protección que se lleva a bordo, así como de que se dispone de los adecuados repuestos del material fungible de dicho equipo para poder hacer las comprobaciones que se indican en 3.3.2.13

 

7 Se ha informado por escrito al capitán acerca de:

a) los espacios que contienen carga que debe fumigarse

 

b) cualesquiera otros espacios cuya entrada a los mismos se considera peligrosa durante la fumigación

 

PARTE B: DESPUÉS DE LA FUMIGACIÓN

Tras la aplicación del fumigante y el cierre y sellado de las bodegas de carga, se debería seguir el siguiente procedimiento.

BUQUE

FUMIGADOR

RESPONSABLE

8 Se ha confirmado la presencia de gas en cada una de las bodegas sometidas a fumigación

 

9 Se ha comprobado cada bodega para detectar escapes y se han sellado satisfactoriamente

 

10 Se han comprobado los espacios adyacentes a las bodegas de carga tratadas y se han encontrado exentos de gas

 

11 Se ha demostrado a los tripulantes responsables la forma correcta de tomar lecturas cuando hay gas

presente y esos tripulantes están familiarizados con el uso del equipo detector de gas proporcionado

 

12 Métodos de aplicación empleados:

a) Método de aplicación en superficie Acumulación inicial rápida del gas en la parte superior del espacio vacío de la bodega, con posterior penetración descendente del gas durante un periodo largo

 

o

b) Sonda profunda

Dispersión más rápida del gas que en el método anterior, con concentraciones menores en la parte

superior del espacio vacío de la bodega

o

c) Recirculación

Dispersión rápida del gas en toda la bodega pero a niveles de gas inicialmente inferiores, con posterior aumento de dichos niveles que, sin embargo, podrán ser inferiores debido a su distribución uniforme

 

o

d) Otros

 

13 Se han dado instrucciones completas al capitán o a los representantes capacitados acerca del método

de aplicación y posterior dispersión del gas en toda la bodega

 

14 El capitán o los representantes capacitados son:

a) conscientes de que, si bien la comprobación inicial puede indicar que no hay escapes, es fundamental mantener la vigilancia en los espacios de alojamiento, cámara de maquinas, etc., ya que las concentraciones de gas pueden alcanzar su nivel más alto varios días después

 

b) conscientes de la posibilidad de que el gas se propague a través de la quilla de cajón y/o los tanques de lastre

 

15 El fumigador responsable ha entregado al capitán una declaración firmada, conforme a lo estipulado

en el párrafo 3.3.2.12, para que éste la conserve

 

La presente información ha sido convenida por:

Hora: ......................................................

Fecha: ................................................

El buque: ................................................

Fumigador responsable: ....................

Grado: ...................................................