Los peligros que esconde el correo electrónico

Después del pequeño repaso a los tipos de programas y códigos que pueden infectar nuestro PC, habría que hablar del resto de "quebraderos de cabeza" que puede transportar un correo electrónico, como el spam o el spyware.

 

Spam


Es el correo electrónico no solicitado o no deseado, que se envía a múltiples usuarios con el propósito de hacer promociones comerciales o proponer ideas.

 

 

Generalmente, suelen ser: publicidad, ofertas o enlaces directos una página web. Estos mensajes son enviados a cientos de miles de destinatarios cada vez.

El correo basura es molesto y roba recursos del sistema. Su distribución causa la perdida de ancho de banda en la Red, y multiplica el riesgo de infección por virus.

Las personas o empresas que envían este tipo de emails, construyen sus listas usando varias fuentes. Normalmente, utilizan programas que recogen direcciones de correo desde Usenet, o recopilan las mismas de otras listas de distribución.

Muchos de los mensajes no solicitados nos ofrecen la opción de eliminarnos. La experiencia demuestra que este método es una trampa, y que sólo sirve para verificar que la dirección de correo existe realmente, y se encuentra activa. Por otro lado, si respondemos alguno de estos emails, el resultado es idéntico, seremos colocados automáticamente en una nueva lista de distribución, confirmando nuestra dirección.

Spyware


Los programas espía se instala en un ordenador sin el conocimiento del usuario, para recopilar información del mismo o de su ordenador, enviándola posteriormente al que controla dicha aplicación.

Existen dos categorías de spyware: software de vigilancia y software publicitario. El primero se encarga de monitorizar todo el sistema mediante el uso de transcriptores de teclado, captura de pantallas y troyanos. Mientras, el segundo, también llamado “Adware”, se instala de forma conjunta con otra aplicación o mediante controles ActiveX, para recoger información privada y mostrar anuncios.


Este tipo de programas registran información sobre el usuario, incluyendo, contraseñas, direcciones de correo, historial de navegación por Internet, hábitos de compra, configuración de hardware y software, nombre, edad, sexo y otros datos secretos.

Al igual que el correo basura, el software publicitario, usa los recursos de nuestro sistema, haciendo que sea este el que pague el coste asociado de su funcionamiento. Además, utiliza el ancho de banda, tanto para enviar la información recopilada, como para descargar los banners publicitarios que nos mostrará.

Los mayores responsables de la difusión de spyware son los populares programas de intercambio de archivos (P2P) disponibles en la actualidad, tipo Kazaa, eDonkey o eMule.


Terra - Tecnología / F. Javier Lancharro

 

Sitio : www.terra.es

 

Seguridad Portal web – www.seguridadportalweb.com