Conceptos básicos sobre seguridad informática Virus, gusanos, troyanos y otros males de la Red

Desde el momento que nos conectamos a Internet, nuestro equipo se encuentra vulnerable a diversos tipos de ataques, desde virus, hasta intrusiones. Durante las próximas semanas, vamos a realizar un repaso de los peligros que acechan en la Red. En esta primera entrega os ofrecemos una visión general para despejar dudas.

 

Debido al continuo desarrollo de nuevos virus, y al descubrimiento de fallos de seguridad en los sistemas operativos, actualmente es imposible garantizar al cien por cien la inmunidad de un ordenador. Lo único que podemos hacer es reducir el riesgo lo máximo posible. Además, también habría que recalcar que la mayoría de los ataques son aleatorios, aunque últimamente son más los que buscan una información concreta o la obtención de un servicio gratuito.

Para reducir al mínimo los riesgos, lo primero es conocer a lo que nos enfrentamos, y como funciona. El siguiente paso sería configurar correctamente nuestro ordenador e instalar los programas de seguridad pertinentes.

Los daños en nuestro PC pueden ser muy diferentes dependiendo del virus o del ataque. Algunos sólo muestran un mensaje de vez en cuando, realizan una determinada aplicación, o eliminan datos importantes del disco duro. También hay peligros no visibles a simple vista, que incluyen el envío de información privada, como: los programas instalados, los datos personales del usuario o sus números de tarjetas de crédito.

Otros de los riesgos que no podemos pasar por alto, es el uso de nuestro ordenador, conexión, y dirección IP, para realizar accesos a terceros ordenadores o efectuar operaciones ilegales, Este daño, aunque aparentemente leve, puede llegar a ocasionarnos problemas judiciales.

Los peligros de Internet



Aunque parezca una tontería, nuestro primer error es dar por sentado que al no tener enemigos aparentes, nadie nos va a hacer nada. En la mayoría de los casos, tanto la infección, como la vulnerabilidad de nuestro sistemas, es debida a dejadez o a ciertos actos involuntarios difíciles de controlar, como navegar por una página web infectada.

Dentro de la Red hay muchos peligros que nos acechan, en casi todos los casos, el modo de infección o transmisión se reduce a dos vías: la navegación y el correo electrónico. Ambos caminos son utilizados por "piratas informáticos" (crackers) para cometer sus delitos. Pero, ¿qué tipo de herramientas y aplicaciones de software usan estos delincuentes cibernéticos?

Virus

Es un pequeño programa capaz de reproducirse a sí mismo, infectando cualquier tipo de archivo ejecutable, sin conocimiento del usuario. El virus tiene la misión que le ha encomendado su programador, ésta puede ser desde un simple mensaje, hasta la destrucción total de los datos almacenados en el ordenador.

Lo único que tienen en común todos es que han de pasar desapercibidos el mayor tiempo posible para poder cumplir su trabajo. Una vez infectado un PC, el virus no tiene por que cumplir su misión al momento, algunos esperan una fecha, evento o acción del sistema para llevar a fin su objetivo.

Se llaman de esta forma, por su analogía con los virus biológicos del ser humano. Al igual que estos, los informáticos tienen un ciclo de vida, que va desde que "nacen", hasta que "mueren". Creación, gestación, reproducción, activación, descubrimiento, asimilación, y eliminación. Además, existen varias técnicas que permiten a un virus ocultarse en el sistema y no ser detectado por el antivirus: ocultación, protección antivirus, camuflaje y evasión.

Hackers y crackers


La palabra hacker, en un principio, se refería al experto en programación cuya meta era compartir sus conocimientos y experiencias con otros hackers. Actualmente, aplicamos este distintivo a todos aquellos que realizan piratería informática y delitos en Internet, cuando en realidad deberíamos decir crackers. La finalidad de estos últimos, es causar el mayor daño posible y robar información para uso propio en ordenadores personales o redes empresariales.

El término cracker fue creado en 1985 por los propios hackers, para defenderse de la utilización incorrecta del calificativo que les distinguía del resto de profesionales informáticos.

Gusanos

Es un código maligno cuya principal misión es reenviarse a sí mismo. Son códigos víricos que, en principio, no afectan a la información de los sitios que contagian, aunque consumen amplios recursos de los sistemas, y los usan para infectar a otros equipos.

A diferencia de la mayoría de virus, los gusanos se propagan por sí mismos, sin modificar u ocultarse bajo otros programas. No destruyen información de forma directa, pero algunos pueden contener dentro de sí, propiedades características de los virus.

El mayor efecto de los gusanos es su capacidad para saturar, e incluso bloquear por exceso de tráfico los sitios web, aunque estos se encuentren protegidos por un antivirus actualizado.

 

Troyanos


Es un programa potencialmente peligroso que se oculta dentro de otro para evitar ser detectado, e instalarse de forma permanente en nuestro sistema.

Este tipo de software no suele realizar acciones destructivas por sí mismo, pero entre muchas otras funciones, tienen la capacidad de capturar datos, generalmente contraseñas e información privada, enviándolos a otro sitio.

Otra de sus funciones es dejar indefenso nuestro sistema, abriendo brechas en la seguridad, de esta forma se puede tomar el control total de forma remota, como si realmente se estuviera trabajando delante de nuestra pantalla.

Fuente : www.terra.es

Seguridad Portal Web – www.seguridadportalweb.com