Claves para evitar accidentes en el agua

El ahogamiento es la segunda causa de muerte en menores de 15 años

Por Fabiola Czubaj (*)

 

El calor ya invita a zambullirse en la pileta o a disfrutar del río o del mar. Por eso es muy oportuno tomar algunas precauciones con los niños y adolescentes para evitar los accidentes.

¿Cuál es el mejor chaleco salvavidas? ¿Hay que usar casco para andar en moto de agua? ¿Sirve la matronatación para aprender a nadar? ¿Cuándo se considera segura una pileta? ¿Conviene zambullirse en un espejo de agua? ¿Cuándo es seguro llevar un bebe a bordo?



Las respuestas, elaboradas por un grupo de pediatras especializados en prevención de accidentes, ayudan a evitar el ahogamiento, la segunda causa de muerte en los menores de 15 años.

"La «noción del peligro», que es un conjunto de percepciones y aprendizajes que resguardan la integridad física, se adquiere a alrededor de los 4 años", precisan los autores del Consenso Nacional de Prevención del Ahogamiento de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Esa es la mejor edad para empezar con las clases de natación, que suelen ser más efectivas cuando están a cargo de un profesor y no de un familiar. El contacto previo con el agua, como ocurre con la matronatación, "sirve para que el chico tome confianza con el agua y que aprenda a disfrutar y a respetar el agua, pero no para que aprenda a nadar ni a mantenerse a flote; además, puede generar en los padres una falsa sensación de seguridad. Con la primera bocanada de agua que traga un chico, ya no puede gritar ni pedir ayuda", explicó el doctor Carlos Nasta, presidente de la Subcomisión de Prevención de Accidentes de la SAP y redactor del documento.

Junto con él, 38 pediatras revisaron todas las normas nacionales e internacionales para prevenir los factores de riesgo asociados con las actividades en el agua de chicos y de adolescentes. El trabajo reveló una gran desorganización de esas normas.

"Existe una gran desinformación y una gran dispersión de la información, que también es ambigua, contradictoria o deformada. Esto es apenas un puntapié fundacional a un documento serio y ordenado."

El chaleco, incluido para los menores de 4 años, se debe comprar de acuerdo al peso y no a la edad de los niños. Debe mantenerlos a flote, con la cabeza fuera del agua; tener una abertura en el frente, con tres broches de seguridad como mínimo y una correa no extensible, que una la parte delantera y trasera por la ingle con un broche.

Los expertos desaconsejan el uso de brazaletes inflables, colchonetas, cámaras de automóvil o los salvavidas anulares clásicos de las embarcaciones, porque "no ofrecen ninguna garantía", ni siquiera en una pileta de natación segura.

En los arroyos, los ríos, las lagunas o el mar, la turbidez, los pozos de agua y la contracorriente actúan como "trampas" para los niños, ya que facilitan el desplazamiento del cuerpo al sumergirse e impiden reconocer rápidamente signos de agotamiento.

Para ingresar en un espejo de aguas oscuras, recién a partir de los 8 o 10 años, un chico debe hacerlo caminado lentamente y de la mano de un adulto. Es conveniente hacer la primera inmersión con zapatillas livianas, para evitar lesiones.


Estimado colega, recuerde:

 

Los niños pequeños no tienen “noción de peligro” y no se cuidan, porque NO TIENEN EL GRADO DE MADUREZ NECESARIO!

 

(*)Fabiola Czubaj es periodista del diario La Nación, de cuyo sitio web www.lanacion.com.ar tomamos este artículo. Gracias!

 

Artículo tomado del Foro de Seguridad www.forodeseguridad.com

 

Seguridad Portal Web www.seguridadportalweb.com