NIÑOS Y SEGURIDAD EN LA PISCINA

Durante la temporada veraniega en algunas piscinas privadas se producen accidentes en los que casi siempre están implicados menores y animales de compañía. Existen formas de evitarlos y son relativamente sencillas.


 

La seguridad total y completa no existe, el factor casualidad siempre es imprevisible y dificil de evitar, pero lo que sí es posible es intentar mejorarla continuamente.
La piscina provoca una gran atracción en los niños y en ella o cerca de ella pasan muchas horas al día. La zona de la piscina es su espacio lúdico preferido para jugar, nadar y divertirse con sus amigos invitados, y consecuentemente, es muy difícil, casi imposible, alejarlos de su paraíso acuático.

Los adultos tienen la obligación de controlar en todo momento y sin bajar la guardia, el baño de los menores.


Para responder a la pregunta que se hacen la mayoría de propietarios de piscinas privadas, ¿Cómo podemos mejorar la seguridad de los niños en la piscina?, indicamos algunos consejos prácticos para que niños y adultos puedan disfrutar de un baño más tranquilo y seguro.

 

 

Aprendizaje precoz

El mejor consejo, el más importante y a la vez el más práctico, es que los padres y las instituciones sepan educar, potenciar y motivar a los niños para el aprendizaje de las técnicas natatorias, y cuanto antes mejor. La teoría que aconseja iniciar el aprendizaje de la natación de los niños a una determinada edad es totalmente incierta. Los bebés pueden aprender a nadar mucho antes que a andar, les resulta mucho más fácil, cómodo y seguro. Existen reportajes fotográficos, realmente impresionantes y entrañables, en los que se ven bebés de pocos meses buceando dentro de una piscina, jugando, nadando, respirando y con los ojos abiertos. Esto sí, siempre bajo la atenta mirada se sus monitores.

Vallas instaladas por la empresa Baby Secur

La estricta vigilancia y el control permanente de los niños cuando juegan cerca o dentro de la piscina, corresponde siempre y en todo momento a los responsables adultos. Cuando coincidan varios adultos, es preferible y aconsejable que se ocupe del tema un único adulto atento a todo lo que ocurre en el entorno de la piscina. Si el baño se prolonga se pueden hacer turnos de vigilancia. Debe vigilarse especialmente que los niños no jueguen en el interior del local técnico y sobre todo que no manipulen productos químicos.

Un buen equipo

Es recomendable equipar convenientemente a los niños antes de que entren en la piscina. Los accesorios mas utilizados son: chalecos, salvavidas, hinchables, burbujas y similares. Estas prendas normalmente les resultan molestas por lo que hay que vigilar y evitar que se las quiten. Cerca de la piscina siempre se debe tener a mano una pértiga, un salvavidas rígido y un  teléfono móvil.

Dispositivos de seguridad

 

Los dispositivos de seguridad homologados que pueden instalarse en una piscina privada son cuatro: Barreras de protección y sistemas de acceso a la piscina; sistemas de alarmas; cobertores de seguridad y cubiertas –estructuras ligeras y pérgolas– para piscinas.

Vallas y barreras

Las barreras y vallas de seguridad tienen la misión de impedir el acceso a la piscina a los niños y animales de compañía. Todas ellas pueden tener una o varias puertas de acceso provistas obligatoriamente de cerraduras de seguridad manuales, automáticas, magnéticas o de doble cerradura, diseñadas para que los niños menores de cinco años no puedan abrirlas por más que las manipulen.
En el mercado se puede encontrar todo tipo de barreras, casi todas constan de una serie de postes de aluminio termolacado, anodizado o galvanizado fijados en el suelo a una distancia determinada que soportan módulos de paneles de PVC, acero, cristal traslúcido o telas y mallas metálicas. También se pueden instalar barreras muy estéticas con postes y paneles de madera –es recomendable utilizar iroko u otra madera noble tropical–.

Sistemas de alarma

Los sistemas de alarmas que se instalan en las piscinas deben obligatoriamente estar fabricados, construidos o instalados de tal manera que los mandos de activación y desactivación no puedan ser utilizados en ningún caso por niños menores de cinco años. El sistema de detección de caídas utilizado debe detectar la caída a la piscina de niños menores de cinco años y activar inmediatamente un sistema de alarma provisto de sirena.

Estos dispositivos no pueden dispararse de forma intempestiva.
Actualmente en el mercado existen distintos dispositivos de alarma, casi todos ellos constituidos por una central de detección fijada en la pared de la piscina, en algunos casos sumergida, y por una base situada en el exterior de la piscina, generalmente en el interior de la vivienda. En el caso de producirse una caída a la piscina, la central fija la detecta y transmite la información vía radio a la base y salta una alarma sonora o luminosa.

 

Artículo tomado del sitio web : www.decopasion.com

 

Seguridad Portal Webwww.seguridadportalweb.com