Consejos para los responsables de la seguridad y salud en el trabajo

Los accidentes pueden matar y mutilar. Afectan a todos los sectores económicos de nuestro País, pero el problema es especialmente grave en las pequeñas y medianas empresas (PYME).


 

 

 

 

Por  Econ. Christian Flores A.

Gestor de Seguridad Corporativa

 

En mi experiencia como Gestor de seguridad corporativa en una importante entidad financiera del Perú, pude apreciar que los costos en términos de vidas humanas y de sufrimiento para los trabajadores y sus familias no tienen precio; pero también logré aprender que los accidentes en el trabajo también afectan a las empresas y a la sociedad en su conjunto. Por tanto como responsables de la seguridad deberíamos saber que una reducción de los accidentes significa una reducción de las bajas por enfermedad, reducción de costos y menos interrupciones dentro del proceso de producción en las empresas. También evitamos que incurran en los gastos de nuevas contrataciones y formación de personal, permitiendo además reducir los costos de las jubilaciones anticipadas y los pagos de los seguros.

 

Los resbalones, los tropiezos y las caídas son la principal causa de accidentes en el Perú y en el mundo, desde la industria pesada hasta el trabajo de oficina. Otros peligros son la caída de objetos, las quemaduras de origen térmico y químico, los incendios y explosiones, las sustancias peligrosas y el estrés. Para poder evitar los accidentes que suceden en el lugar de trabajo, los responsables de la seguridad deberán establecer un sistema de gestión que incorporen procedimientos y evaluaciones de riesgos en forma permanente.

Los hechos principales

  • En cada momento muere una persona por motivos relacionados con el trabajo en el Perú y en todo el mundo.
  • Cientos de miles de trabajadores sufren cada año lesiones en su trabajo.
  • Los hombres tienen más accidentes que las mujeres.
  • Los trabajadores jóvenes presentan un índice de accidentes mucho mayor que otros grupos de edad; los trabajadores de más edad tienen más accidentes mortales.
  • El índice de accidentes es mayor en pequeñas y medianas empresas (PYME).
  • Algunos sectores, como la agricultura y la construcción, presentan un índice de accidentes más alto.
  • Los accidentes que ocurren por la noche tienden a ser más graves que los que suceden a otras horas del día.
  • Las heridas y lesiones superficiales son el tipo más frecuente de daños.
  • Las personas que trabajan por turnos presentan un mayor índice de accidentes.

¿Qué tengo que hacer?

Consejos para los responsables del área de seguridad.

1. Realizar una evaluación de riesgos

Los jefes de seguridad deberán dar todos los pasos necesarios para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en sus empresas. Para evitar accidentes, deberán establecer un sistema de gestión de la salud y la seguridad que incluya procedimientos de seguimientos, gestión, y evaluación de riesgos.

Los principales pasos que deberán tenerse en consideración a lo largo de todo el proceso de evaluación de riesgos son los siguientes:

  • Paso 1. Determinar cuáles son los peligros y los trabajadores en situación de riesgo
  • Paso 2. Evaluación de los riesgos y asignación de prioridades a los mismos
  • Paso 3. Decisión sobre las medidas de prevención necesarias
  • Paso 4.  Adopción de las medidas de prevención
  • Paso 5. Seguimiento y revisión

2. Riesgos y peligros importantes

Deberán adoptarse medidas para abordar todos los peligros determinados mediante la evaluación de riesgos. El tipo de peligro, el grado de riesgo que supone y la gravedad del daño que origine difieren en función del lugar de trabajo y del sector. A continuación se enumeran algunos de los factores que intervienen.

  • Equipos de trabajo e instalaciones:
  • Lugar de trabajo: (orden , limpieza y control)
  • Transporte al lugar de trabajo:
  • Mano de obra:
  • Trabajos en altura:
  • Quemaduras:
  • Incendios y explosiones:
  • Sustancias peligrosas:
  • Asfixia:
  • Factores psicosociales: (ESTRÉS)

3. Resbalones, tropiezos y caídas

Los resbalones, los tropiezos y las caídas son la principal causa de accidentes en todos los sectores, pero se pueden adoptar medidas sencillas para reducir el riesgo de daños. En la medida de lo posible, el objetivo debería ser eliminar el riesgo en su origen, por ejemplo, nivelando las superficies irregulares del suelo. La siguiente opción preferente es la sustitución, por ejemplo, utilizar un método alternativo de limpieza del suelo, seguida de la separación, por ejemplo, emplear barreras para mantener a los trabajadores alejados de los suelos mojados. La última medida es la protección, por ejemplo, utilizar calzado de suela antideslizante. La utilización de equipos de protección individual tiene que ser la última forma de protección, una vez agotadas todas las medidas colectivas preventivas y técnicas.

Prevención eficaz

  • Mantenimiento correcto de los locales: deberá mantenerse el entorno de trabajo limpio y ordenado, con suelos y rutas de acceso libres de obstáculos. Deberá retirarse periódicamente la basura, para que no se acumule.
  • Limpieza y mantenimiento: deberá retirarse periódicamente la basura y las zonas de trabajo deberán mantenerse limpias. Los métodos de limpieza y el equipo deberán ajustarse a la superficie tratada.
  • Iluminación: los niveles de iluminación deberán ser adecuados, y la posición de las luces garantizará la iluminación uniforme de todas las zonas del suelo, así como que todos los peligros potenciales, los obstáculos y los líquidos vertidos puedan verse con claridad.
  • Deberán revisarse periódicamente los suelos para comprobar si presentan algún daño y cuando sea necesario, deberán realizarse tareas de mantenimiento. Los peligros potenciales incluyen agujeros, grietas y alfombras y felpudos sueltos. En todos los sitios, la superficie del suelo tiene que ser apropiada para el trabajo que se efectúe; por ejemplo, puede ser necesario que sea resistente al aceite y a los productos químicos empleados en los procesos de producción. Añadir un recubrimiento o un tratamiento químico a los suelos existentes puede mejorar sus propiedades antideslizantes.
  • Escaleras: los pasamanos, los recubrimientos antideslizantes de los escalones, marcar el borde frontal de los escalones con un recubrimiento resistente al deslizamiento y de elevada visibilidad así como una correcta iluminación son elementos que sirven en todos los casos para prevenir resbalones y tropiezos en las escaleras.
  • Vertido de líquidos: deben limpiarse de inmediato, aplicando un método de limpieza adecuado. Hay que utilizar señales de advertencia cuando el suelo esté húmedo y organizar rutas alternativas.
  • Obstáculos: siempre que sea posible, deberán retirarse. Si no se pueden retirar, deberán utilizarse las barreras o las señales de advertencia apropiadas.
  • Cables en el suelo: deberá colocarse el equipo de manera que los cables no crucen las vías de circulación de los peatones. Hay que utilizar recubrimientos para cables con objeto de que los cables estén fijados sólidamente a las superficies.
  • Calzado: los trabajadores necesitan un calzado adecuado para su entorno de trabajo. Es preciso tener en cuenta el tipo de trabajo, la superficie del suelo, las condiciones habituales del suelo y las propiedades antideslizantes de las suelas del calzado.
  • Lugares de trabajo al aire libre: en estos lugares tiene que reducirse al mínimo el riesgo de resbalar o tropezar; por ejemplo, con medidas antideslizantes, cuando haya heladas o con el calzado adecuado.

4. La construcción: el punto negro de los accidentes

La construcción es uno de los sectores más peligrosos en el mundo. Entre los principales peligros cabe destacar los siguientes: trabajar en altura, realizar trabajos de excavación y mover cargas. Aquí deberán priorizarse las medidas de seguridad para eliminar o reducir los peligros en su origen y ofrecer medidas de protección colectiva.

  • Trabajar en altura: las caídas desde lo alto son la causa más común de lesiones y muerte. Entre los motivos, se destaca, el trabajo en andamios o plataformas sin barreras de protección o sin un arnés de seguridad correctamente colocado, así como los techos frágiles y las escaleras en mal estado, mal colocadas y mal aseguradas. Deberá planificarse el proceso de construcción completo, empezando por la fase de diseño, para minimizar el riesgo de caídas.
  • El trabajo en excavaciones: antes de iniciar cualquier trabajo de excavación deberán tenerse en cuenta todos los peligros potenciales incluido el derrumbamiento de la zanja, la caída de personas o vehículos a las excavaciones, y la socavación de las estructuras próximas. A continuación deberán adoptarse las medidas de prevención adecuadas. Deberán localizarse y señalizarse todas las instalaciones de servicios enterradas y tomar las precauciones necesarias para evitarlas; asegurarse de que en la obra se encuentra disponible el material de soporte necesario para hacer la excavación; asegurarse de que existe un método seguro para colocar, y retirar los materiales de soporte.
  • Movimiento de cargas: deberá planificarse una reducción al mínimo de los movimientos de materiales y una manipulación segura de éstos. Es preciso asegurarse de que los trabajadores formados y experimentados son los que se encargan de montar y operar con el equipo, y de que una persona competente lo inspecciona de forma periódica.

 

  • Orden general y acceso seguro: hay que garantizar que existe un acceso seguro (caminos, pasos peatonales, escaleras, andamios) y desde todos los lugares de trabajo; que los materiales están almacenados de forma segura; que las aberturas están valladas o cubiertas e indicadas con claridad; que existan los sistemas adecuados de recogida y retirada de escombros y que haya una iluminación adecuada.

5. Lista de control de prevención de accidentes

  • Se han fijado responsabilidades y procedimientos claros para la gestión de la salud y la seguridad y todo el mundo sabe cuáles son sus responsabilidades y las de los demás?
  • Sabe lo que tiene que hacer para cumplir la legislación relativa a la salud y la seguridad? En caso negativo, ¿ha designado a una persona competente que pueda ofrecer asesoramiento a este respecto?
  • Ha identificado los principales riesgos para la salud y la seguridad y ha adoptado medidas para eliminarlos o reducirlos?
  • Sus sistemas de mantenimiento de los equipos de trabajo son adecuados?
  • Ha facilitado a sus trabajadores todo el equipo de protección individual necesario para los riesgos que no se pueden evitar de otro modo? ¿Les ha facilitado la formación necesaria para su uso?
  • Ha facilitado a los trabajadores información sobre los riesgos y los ha formado en los procedimientos de emergencia y trabajo seguro?
  • Consulta con sus trabajadores cuestiones relativas a la salud y a la seguridad, incluidos cambios de política, procedimientos de trabajo o equipos?
  • Saben sus trabajadores cómo informar sobre accidentes y condiciones no seguras de trabajo?
  • Adopta con rapidez medidas para investigar accidentes, incidentes y problemas sobre los que se ha informado?
  • Inspecciona periódicamente el lugar de trabajo y comprueba que los trabajadores cumplen con los procedimientos de trabajo seguro?
  • Tiene un sistema para revisar su política de seguridad y salud y procedimientos de trabajo?

6. Consulta, información y formación

Antes de introducir nuevas tecnologías o productos y de adoptar medidas sobre la seguridad y la salud, los responsables de la seguridad tienen que consultar con los trabajadores. Los conocimientos de los trabajadores ayudan a garantizar la detección de peligros y la adopción de soluciones factibles. Estas consultas ayudan a asegurar que los trabajadores se comprometan a cumplir los procedimientos de seguridad y salud y las mejoras aplicadas.

Los trabajadores tienen derecho a recibir información sobre los riesgos para su salud y seguridad, medidas preventivas, primeros auxilios y procedimientos de emergencia. Es necesario que entiendan cómo se trabaja de forma segura.

La formación deberá ser pertinente y comprensible, incluso para los trabajadores que hablen otra lengua. Deberá facilitarse formación a los trabajadores nuevos y a los ya empleados, siempre que se cambien las prácticas de trabajo o los equipos de trabajo, cuando se produzca un cambio de tareas o cuando se introduzcan nuevas tecnologías.

7. Al contratar a trabajadores que puedan estar expuestos a un riesgo mayor

Trabajadores con Discapacidad

Los trabajadores con discapacidad deberán recibir un trato igual en el trabajo. Las cuestiones de seguridad y salud no deberán utilizarse de excusa para no contratar o no continuar contratando a personas con discapacidad; por ejemplo, argumentar que una persona en silla de ruedas no puede escaparse de un edificio en caso de emergencia o que una persona con dificultades de audición no puede oír una alarma de incendio.

Habrá que demostrar, por ejemplo, tras realizar una evaluación correcta de los riesgos y tras buscar el asesoramiento competente de una organización especializada en personas con discapacidad, la existencia de un problema auténtico que no se pueda superar. Esto incluye tomar medidas para acomodar a las personas con discapacidad, como por ejemplo, transferirlas a otro trabajo.

La evaluación de riesgos y las medidas de prevención de accidentes deberán tener en cuenta las diferencias individuales entre los trabajadores. Para las personas con discapacidad puede ser necesaria una evaluación de riesgos y una formación específicas.

Trabajadores Jóvenes

Las estadísticas nacionales en el Perú nos indican que los trabajadores jóvenes tienen mayor riesgo de sufrir accidentes de trabajo. No obstante, las tasas de accidente y sus causas varían considerablemente entre los diferentes sectores y profesiones.

Trabajadores con mayor edad

Los estudios indican que, a pesar de que los trabajadores más mayores tienen menos accidentes, las lesiones suelen ser más graves y de más lenta recuperación. Los resbalones, los tropiezos y las caídas son la principal causa de accidentes en todos los sectores, desde la industria pesada hasta el trabajo de oficina. Mientras que los trabajadores jóvenes tienden a lesionarse más las manos o los ojos, entre los más mayores las lesiones de espalda son las más habituales.

Los trabajadores de más edad pueden tener más dificultades para ver o enfocar a determinadas distancias, tener menor visión periférica, ver con menor nitidez, tener más dificultades en percibir la profundidad o ser más sensibles a las luces deslumbrantes. Suelen presentar además con mayor frecuencia problemas que dificultan la visión como cataratas o trastornos en la retina. Estos cambios en la capacidad visual pueden aumentar el riesgo de accidentes. Las caídas pueden deberse al mal equilibrio, a la mayor lentitud de reflejos, a problemas de visión y a la falta de concentración.

Mujeres

En términos generales, el índice de accidentes de los hombres es más elevado que el de las mujeres. Sin embargo, las mujeres presentan una mayor tendencia a determinados trabajos, y por lo tanto, se enfrentan a los peligros específicos de esos trabajos.

Es necesario realizar esfuerzos continuos para mejorar las condiciones laborales tanto de los hombres como de las mujeres. Sin embargo, si la evaluación de riesgos y la prevención se abordan desde una perspectiva neutra en cuanto a la cuestión de género, podría acabar subestimándose o incluso ignorándose totalmente los riegos a los que se exponen las mujeres trabajadoras.

Cuando hablamos de riesgos laborales, tendemos a pensar en hombres que trabajan en sectores de alto riesgo de accidente, como la construcción, más que en mujeres que trabajan, por ejemplo, en el ámbito sanitario o social. No obstante, un análisis exhaustivo de las circunstancias laborales reales nos muestra que tanto mujeres como hombres pueden tener que encarar importantes riesgos en el trabajo. Por lo tanto, es importante incluir la cuestión de género en las evaluaciones de riesgos en el lugar de trabajo.

Trabajadores migrantes

Al tiempo que aumenta el mayor reconocimiento de la importancia del papel que desempeñan los trabajadores migrantes en el crecimiento económico de los países, cada vez es más necesario prestar atención a sus condiciones de trabajo y de empleo.

El término «trabajadores migrantes» abarca una gran gama de personas con diferentes motivos para emigrar y distintos niveles de preparación. No todos los trabajadores migrantes están expuestos a riesgos, pero se pueden observar tres cuestiones apremiantes en cuanto a su salud y a su seguridad laboral:

  • elevado índice de empleo en sectores de alto riesgo;
  • barreras lingüísticas y culturales a la comunicación y a la formación en salud y seguridad;
  • los trabajadores migrantes suelen trabajar muchas horas extra y/o su estado de salud es deficiente, por lo que están más expuestos a sufrir lesiones y enfermedades laborales.

 

 

Trabajadores con empleos precarios

Los trabajadores con empleos precarios -aquellos que carecen de seguridad laboral- pueden estar expuestos a un riesgo de salud más elevado. Este tipo de empleo, que cada vez es más frecuente en los países desarrollados y que está extendido en las economías en desarrollo, también se puede definir por sus características, tales como la temporalidad, los niveles bajos de control sobre el trabajo, la falta de prestaciones y los bajos ingresos.

Diversos estudios han demostrado que el empleo precario está asociado a un deterioro de los niveles de la seguridad y la salud laborales en términos de índice de lesiones, riesgo de contraer enfermedades y exposiciones a peligros.

Trabajadores en labores de mantenimiento

Muchos accidentes, como resbalones, tropezones y caídas, ocurren debido a la falta de trabajos de mantenimiento o como resultado de trabajos de mantenimiento de mala calidad:

  • Debido a la múltiple tercerización de los trabajos de mantenimiento resulta difícil conocer cómo se realiza la gestión del riesgo compartido y de la salud y la seguridad en el trabajo.

Si los trabajos de mantenimiento se realizan con una gran presión de tiempo, el riesgo de accidentes es mayor.

 

NOTA: En esta oportunidad quisiera  agradecer muy en especial al Sr. Marco Forti Reaño  y al Sr. Francisco Negrete  (Responsables de la Seguridad corporativa del BBVA-Perú); quién gracias a sus experiencias y virtudes profesionales pude aprender y desarrollarme mucho más en todo lo relacionado a la Gestión corporativa en seguridad.      ...  Muchas Gracias Muchachos!!!!!!!”

 

SEGURIDAD SOMOS TODOS

 

 

Econ. Christian Flores Aquije

Gestor de seguridad corporativa

Cel. : 0051-1- 986201352

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lima-Perú

 

Seguridad Portal Web – www.seguridadportalweb.com