Incendio en embarcaciones

Un incendio en cualquier lugar es una catástrofe, no solo por lo aterrador de la situación sino porque además de las pérdidas materiales que el mismo produce las pérdidas humanas siempre están en riesgo, aún durante su extinción. Un incendio en una embarcación durante la navegación puede llegar a ser más aterrador aún. Del mismo se puede escapar extinguiéndolo de forma rápida o lanzarse a las aguas cuando el casco de la embarcación comience a incendiarse. En el segundo caso, el contar con los implementos de seguridad adecuados y exigidos por la Autoridad Marítima lo harán salvar su vida y la de los demás tripulantes.

La mejor forma de combatir un incendio, en una embarcación,es simplemente prevenirlo. Todas las situaciones siempre son previsibles y para ello es siempre mejor, imaginarse la peor de las hipótesis y en base a ello ir elaborando todos los posibles planes de acción. Desde la limpieza de las sentinas, una correcta estiba de las garrafas hasta el almacenamiento del equipo deben  ser siempre planificados. Asimismo el equipo de prevención de incendios y el de lucha contra incendios debe ser siempre inspeccionado con frecuencia y en particular antes de hacerse a la mar. En caso contrario, toda vez que se produzca un incendio a bordo, que lejos de ser una hipótesis remota es más usual de lo que todo navegante se imagina, en lugar de combatiros deberemos acudir a la segunda situación indicada al comienzo, lanzarse al agua.

Para ello analizaremos la temática en base a los siguientes puntos:  El fuego, El equipo de lucha contra incendios y Recomendaciones prácticas.

 

1. El fuego

El fuego es una reacción química de oxidación donde los reactivos son el oxidante y el reductor. Para que un fuego se inicie deben coexistir cuatro factores: combustible, comburente, foco de ignición y una reacción en cadena de los mismos. A ellos se le conoce con la denominación de “Tetraedro de fuego”. Mientras existan los cuatro elementos: energía suficiente, combustible, oxígeno y una reacción en cadena, el fuego se mantendrá por lo que es necesario eliminar a uno de ellos.

Las embarcaciones a motor pueden alimentar los mismos, en base a nafta o a gas oil, es por lo tanto necesario conocer cuales son las temperaturas en que dichos combustibles líquidos:

Nafta              Gas Oil

LIE (Límite inferior de explosividad)                 1,4                   0,6

LSE (Límite superior de explosividad)                7,6                   5,5

Temperatura de auto ignición                         200ºC              225ºC

Temperatura de inflamación                          -40ºC               45ºC

LIE: Concentración mínima de vapor o gas en el aire por debajo de la cual no tiene lugar la propagación de la llama.

LSE: Concentración máxima de vapor o gas en el aire por debajo de la cual no tiene lugar la propagación de la llama.

Temperatura de auto ignición: temperatura menor en la cual un gas inflamable se enciende.

Temperatura de inflamación: Se la conoce como “Punto de Ebullición” o sea, el punto en que un combustible comienza a desprender vapores, los que pueden iniciar un fuego.

2. El equipo de lucha contra incendios

El equipo de lucha contra incendios en las embarcaciones menores consta básicamente de un extinguidor, un balde de achicar y puede utilizarse también la bomba de achique de la misma como manguera contra incendios. Dado la poca complejidad de estos implementos que la conservación, mantenimiento e inspección periódica de ellos se hace vital. Un extinguidor descargado es la diferencia entre un fuego apagado y uno encendido.

3. Recomendaciones prácticas


  • Verificar periódicamente la presen0cia de pérdidas en el sistema de combustible y tuberías, así como una sentina siempre limpia.
  • Ventilar periódicamente la embarcación, especialmente si ha estado fondeada o varada por mucho tiempo.
  • Verificar los venteos y que estos cuenten con arresta llamas.
  • Limpiar periódicamente el sistema de achique de sentina y su funcionamiento.
  • Los tanques de combustible deben estar aislados de los tubos de escape de los motores así como libres de corrosiones o pérdidas.
  • Las aislaciones eléctricas deben estar protegidas.
  • Las garrafas de gas envasado se deben colocar en cubierta y bien ventiladas, nunca en la sentina o lugares cerrados, y poseer siempre una válvula de cierre manual de fácil acceso.
  • La combustión de materiales como la madera, colchones, mantas, plásticos, fibra pueden ser extinguidos mediante un refrigerante, tales como el agua. Es por ello que es obligación llevar siempre un achicador manual, que puede ser un balde.
    • Si el fuego se produce un lugar interior como la sala de máquinas se debe cerrar el paso de combustible y aberturas de ventilación. Si la embarcación tiene un sistema de extinción fijo se lo debe accionar, en caso contrario concurrir con un extinguidor.
    • En caso de fuego la embarcación siempre se debe:
    • Primeramente dar aviso a la autoridad marítima u otros navegantes por equipo de radio.
    • Reducir la velocidad y maniobrar para que quede el fuego contra el viento, de forma que el viento lleve el fuego hacia el agua.
    • Las zonas donde se produce el incendio deben cerrarse, de forma de “asfixiarlo” o sea de que no tome contacto con el oxígeno.
    • Toda la tripulación se debe colocar el chaleco salvavidas y alistarse a hacerse a la mar.
    • Continuar realizando pedidos de auxilio por VHF u otros medios de comunicación.
    • Tranquilícese usted y la tripulación. Recuerde que acciones rápidas pero descoordinadas son peores que lentas, precisas y planificadas.

 

Por: Carlos de Arrascaeta

Seguridad Portal Web – www.seguridadportalweb.com